Menu
Activismo / Aliad@s EurekaLife

Shamsia Hassani: la artista que pinta de colores esperanza el infierno de las mujeres afganas

Shamsia Hassani es la grafitera artista callejera más conocida de Afganistán. Es conocida por su hermosa y sublime manera de poner color a los anhelos de mujeres y niñas afganas. Ahora su arte resuena y alcanza a tener mayor visibilidad por los recientes acontecimientos.

Tiene una misión de creatividad con un valiente compromiso ahora más que nunca. Hacer visible lo que quiere invisibilizar con violencia.

Viaja por el mundo para pintar murales y participar en exposiciones en galerías en numerosos países de Estados Unidos, Europa y Asia.

Alcanzar la relevancia cuando más te necesitan

Hace solo unos días impactaron los acontecimientos a nivel mundial de lo que sucedía en Afganistán. Los talibanes tomaron una provincia afgana tras otra, y finalmente se apoderaron de Kabul. Es en este momento preciso cuando el activismo creativo de la artista callejera impregnan las retinas de las personas que atónitos son espectadores de un acontecimiento de una relevancia política y social inesperados.

Desde este momento el retroceso de los avances sociales para las mujeres en los  últimos veinte años se han  dilapidado en un instante. Muchas artistas, intelectuales, deportistas, activistas… han eliminado mensajes de cuentas de redes sociales y todo aquello que pudiera comprometer su integridad. Proteger sus vidas de las consecuencias nefastas de los talibanes que quieran imponer su orden es su principal prioridad. Las mujeres afganas temen por sus vidas.

Incluso en las cuentas de redes sociales de Hassani no hubo actividad durante unos días, por lo que se temió por su integridad física.

Una nueva imagen, titulada Muerte a las tinieblas, se publicó al final el martes (17.08.2021) por la noche. Fue la confirmación de que seguía trabajando y dando color a los miedos de las mujeres afganas. En estos momentos está en un lugar seguro y secreto para proteger su vida.

Mujer, artista, activista: la triple amenaza

Este artivismo  ahora en Afganistán es una forma de resistencia creativa y de valentía social. Poner el arte al servicio de la vida de las niñas y mujeres afganas es mucho más que buscar notoriedad pública. La mayoría de los analistas y activistas de derechos humanos creen que los talibanes impondrán restricciones despiadadas, incluso acabar con la vida de las mujeres que sean voces críticas y de lucha contra su dictadura, como hicieron durante su gobierno en los años noventa del siglo XX.

La artista Shamsia Hassani  se enfrenta a una situación triplemente peligrosa: ser mujer, artista y activista.

Los talibanes hacen una estricta y violenta interpretación de la ley islámica, se arrogan la autoridad de una forma rotunda y sin matices. Las mujeres para ellos no pueden tener un papel ni simple ni complejo en los espacios públicos. Quieren relegarlas y apagar sus voces.

«Algunas personas piensan que el arte no está permitido en el islam y luego sienten que deberían detenerme… Si muchas mentes cerradas se unen, serán muy poderosas y podrán hacer cualquier cosa», dijo Hassani en una entrevista en video de 2016 para The Creators Project.

Visibilizar a las mujeres con sus realidades diversas

Nacida en 1988 en Irán de padres afganos refugiados, Hassani comenzó a hacer grafitis y arte callejero en 2010, después de haber estudiado pintura y artes visuales en la Universidad de Kabul.

La precaria situación de las mujeres y las niñas en la sociedad afgana, dominada por los hombres a lo largo de su historia y ahora por los talibanes de forma violenta, es el tema que nutre su compromiso creativo.

La fuerza del grafiti para denunciar públicamente los desafíos que enfrentan las mujeres y niñas afganas, es la mejor herramienta para gritar al mundo la necesidad de reconstruir un mundo afgano con la presencia, acción y voz de las mujeres afganas para resolver un conflicto violento que solo tiene un camino: la paz y la libertad.

Quería cambiar la forma en que el mundo percibe a las mujeres afganas, incluidas las que deciden usar burka, dijo: «Trato de mostrarlas más grandes de lo que son en realidad, y modernas, felices, en movimiento, tal vez más fuertes. Intento que la gente las mire de manera diferente «.

Hassani utiliza su artivismo para responder directamente a los ataques de los talibanes y otros grupos extremistas, a través de un lenguaje de dolor y pérdida para crear una conciencia desde dentro hacia fuera, solo así despertando las mentes podrán cambiarse los destinos.

Las musas de la artista muestran un amplio abanico de emociones: anhelo y desafío, esperanza y angustia, libertad y miedo. No tienen bocas porque se les arrebata su derecho a voz, pero sí elementos de la naturaleza o instrumentos musicales, como forma de cambio, desprovisto de elementos violentos y sanguinarios. Demostrar una acción masiva de paz y libertad como esencia de cambio es la mejor arma de defensa y ataque pacífico.

«Los uso [instrumentos musicales] como símbolo para que las mujeres toquen su voz con ellos. Pueden usar instrumentos musicales para hablar con la gente, para hablar más alto y [llamar] más la atención, ya que no tienen boca. Pero este instrumento musical les da poder para hablar en sociedad», dijo Hassani.

En sus obras, la protagonista suele tener «los ojos cerrados, porque, por lo general, no tiene nada bueno que ver a su alrededor … y a veces no puede ver su futuro. Y por eso tiene los ojos cerrados, pero eso no significa que no pueda ver», agregó la artista.

Shamsia Hassani necesita aliados y aliadas para depositar en las mentes y corazones la semilla de paz y libertad. Las personas pueden cambiar el presente y futuro de las niñas y mujeres afganas. Germinar en un mundo más justo y solidario es posible.

 

«Mirar a otro lado y no hacer nada es ser cómplice. Creer que el tiempo va a favorecer el olvido y lo cura todo, es ser tan responsable como los propios talibanes». – Equipo EurekaLife

«No permitas que la creencia de que una sola persona no puede cambiar las cosas se instale en tu mente y en tu corazón. Alza tu VOZ».

-Equipo Eureka Life.