Menu
Aliados EurekaLife / Planes de familia / Slow Family

Agustín Amaro, el explorador lagunero nacido en La Palma, que encontró su lugar en el mundo.

El explorador Agustín Amaro que aunque nacido en la isla de La Palma, tiene su corazón partido entre la ciudad de La Laguna y la isla de La Palma, es una persona que quien lo conoce o conoce su trayectoria vital, sabe que es “el hombre de la sonrisa eterna”, y es así como enfoca su compromiso con la vida a través de la exploración, abriendo los ojos en continua curiosidad, y todo ello lo ha recogido en un libro en el que colabora sobre las culturas siberianas con Miguel A. Julián, enseñando parte del material fotográfico recopilado en diez años de viajes por zonas tan desconocidas en Occidente como Yamalia, Taymyr o la lejana Chukotka.

Agustín Amaro, en una de sus expediciones en el Ártico.

La Pandemia y las consecuencias sobre los proyectos de Agustín Amaro

Las noticias sobre la pandemia hicieron que Agustín Amaro tuviese que volver rápidamente a Tenerife en el 2020, dejando aparcado uno de los proyectos más interesantes que le habían propuesto hasta el momento: “Nenetsia y Vaigach“. Sin duda, el espíritu del explorador no se conforma, no espera, está en continua conexión con sus ancestros a través de una vocación permanente de ir al foco de atracción vital, y aunque este “parón” nos restringe la movilidad, lo cierto es que Agustín Amaro, está más entusiasmado que nunca, porque este tiempo le ha servido para seguir investigando y proyectando nuevos destinos de futuro para seguir en la búsqueda permanente.

Vaigach: la isla de Pascua del Ártico en la que moran los dioses.

Tótems de Vaigach. Fuente: varandej.livejournal.com

Es poco habitual en la esencia del investigador que hable sobre lugares que todavía no ha pisado, sin embargo, él espera que pronto esto lo pueda solucionar, porque es uno de esos destinos que ha soñado durante el confinamiento. Este lugar recóndito es una pequeña isla de Vaigach, territorio sagrado de los nenets, donde habitan sus dioses: la misteriosa y deshabitada «Isla de Pascua» del Ártico, llamada también «Hebidya Ya» que significa «Tierra Santa».
Hay dos traducciones posibles del nombre de la isla, a partir del Nenet. «Tierra de aluvión» o ‘muerte terrible’. También ‘territorio de la muerte’, en el idioma local.
En ella, se encuentran numerosos ídolos de madera policéfalos, pintados con la sangre de los animales sagrados.

La expedición está aparcada por la pandemia y los problemas económicos que impiden la financiación pero, si todo va bien, y la vacunación devuelve a una moderada normalidad, esperamos retomar el proyecto pronto.

Propuesta de valor de la expedición para la humanidad

La expedición es una actitud de apertura a la vida, es una forma de visibilizar lo invisible a las masas, es una forma de poner lupa y pantalla en la profunda diversidad de la humanidad, puesto lo que no se nombra se desconoce, sin embargo esta apertura tiene que ser desde el respeto y la tolerancia, y en esto Agustín Amaro es un activista, pues sus expediciones con cámara como extensión física de su vocación a la vida, siempre lo hace desde el máximo respeto y cuidado, y esto sin duda, favorece un sentimiento de humanidad que aporta a la cadena de valor humana, esperanza en el respeto a la vida en todo su esplendor.

Su compañero de aventuras “El Comandante”

“El comandante”, compañero de aventuras de Agustín Amaro.

Siempre podrás ver al explorador Agustín Amaro por las calles de la ciudad patrimonio histórico de San Cristóbal de La Laguna, paseando por el casco, tomando un café, charlando con todo aquel que se acerque con ánimo de departir de forma agradable, o simplemente inmersos en sus ensoñaciones en lugares recónditos esperando a que sean descubiertos por su objetivo de cámara, gesto que humaniza, que engrandece la vida, sin duda es un estilo de vida que marca la diferencia en como decides vivir tu vida desde la más exquisita libertad.

Sin Comentarios

    Deja una respuesta