Menu
Salud en familia

Beneficios de practicar deporte en familia

familia haciendo deporte al aire libre

Como si de una pesadilla se tratase, nos encontramos como dentro de una película fatal, donde no sabemos ni tan siquiera como va acabar, ni cuando. Aunque ahora parece (y solo parece) que la solución se acerca. 

Lo cierto es que la incertidumbre sigue siendo el tinte y la forma en la que cada día afrontamos esta nueva realidad

Esta circunstancia puede provocar que se instale en nuestras vidas la inacción, cuando lo cierto es que ahora más que nunca es cuando nos deberíamos mover. Caminar con la mente, movernos con nuestra imaginación y, en la medida de lo posible, con todo el cuerpo y con todas nuestras fuerzas. 

Lo que te mantendrá lejos del miedo que te inmoviliza, lo que nos llevará a sentirnos más fuertes y seguros, es la salud. El estar bien por dentro y por fuera. 

Es tiempo de apostar por esos cuidados esenciales que nos harán protegernos de este virus pandémico que nos quiere doblegar: nos quiere reducir al no contacto social, a estar más desconfiados que nunca. Sin embargo, desde aquí te animamos a hacer justo lo contrario. ¿Qué hacemos para luchar contra las circunstancias actuales? No estamos hablando de revolucionar y romper la coyuntura social, ni mucho menos. 

Muy al contrario te invitamos a la reinvención individual y social, para que podamos prepararnos para un nuevo tiempo. Una etapa que afectará de forma integral al fenómeno social, y que influirá en los hábitos de vida saludable. 

Cambiará la forma en la que vamos a adquirir nuestro conocimiento, en como desarrollaremos nuestros trabajos y en la definición de un nuevo mercado para la economía global. Todo está por deshacerse y reconstruir, y lo cierto es que no debemos temer por ello, si alguna vez fantaseaste con la posibilidad de “rebobinar”. Lo creas o no, ha llegado ese momento, el momento y la oportunidad de empezar de 0.

 Y ¿Cómo podemos hacer este cambio más fácil? Es importante cuidar nuestra salud y la de nuestra familia. El binomio cuidados y salud, es una llave que nos lleva a seguir avanzando en la aventura de vivir y la posibilidad de dar lo mejor de nosotros al mundo entero.

¿Qué mayor acto de generosidad puedes ofrecer a tu planeta, que tus propios cuidados y que estos reviertan en construir un mundo mejor?

Existen muchas formas de hacer actividades en familia, tanto deportivas, como de ocio saludable. Todas ellas nos ofrecen muchísimos beneficios para compartir en familia. Sin embargo, el virus y la falta de información, hace que no planifiquemos nuestro tiempo mejor y de forma más productiva. 

Por eso es importante no detenernos ni esperar a que pase la tormenta. Tenemos que aprender a bailar debajo de la lluvia que nos brinda la tormenta, pues con cuidado y amor, podemos obtener muchísimas oportunidades, tales como:

  • Fortalecer vínculos familiares: Pasar tiempo de calidad en familia nos reporta una gran cantidad de beneficios y nos da la posibilidad de invertir nuestra energía para que el amor y la unión, crezcan. 
  • Prevenir enfermedades, especialmente la obesidad infantil que tantas y negativas enfermedades puede provocar en nuestros niños y niñas.
  • Estar en contacto con la naturaleza. El aire puro, nos da pureza en el oxígeno, pero sobre todo nos ofrece libertad de movimiento y nos acerca a experiencias positivas. Todas ellas, relacionadas con la madre naturaleza que nos ayuda a configurar una conciencia en familia del cuidado al medio ambiente. 
  • Nos desenchufa de la TV, de los móviles, de las redes sociales, de las consolas y nos enchufa en trifásico a la vida. 
  • Nos sirve como mecanismo de resolución de conflictos, propios y en familia.
  • Fomenta el apoyo mutuo y la lealtad además de sentimientos positivos de deportividad y conciencia global, sin duda, es un vehículo transmisor. 
  • Puede ser un gran momento para compartir con los abuelos y abuelas, con familiares que tengan algún tipo de discapacidad de movilidad. Este tipo de actividades nos ayudan a trabajar las relaciones intergeneracionales por un lado, y la integración a la discapacidad como forma de empatía. Es importante romper estereotipos y entender que podemos disfrutar un tiempo de calidad sin prejuicios.

Sin duda, es un tiempo de ver el vaso medio lleno, el momento de ver todos los colores del arcoíris, y sobre todo un tiempo de no mirar tanto el reloj, y disfrutar más de la libertad que te da ser lo que quieras ser. Y si es desde la familia, más beneficios aún.

Te invito a este reto, ¿te sumas a este movimiento masivo y global para cuidar la salud? Practiquemos deporte, disfrutemos de la naturaleza… pero desde la familia. Esa familia que te representa, la que te hace sentirte libre de ser como quieras ser, desde los cuidados compartidos.

Sin Comentarios

    Deja una respuesta