Tu asesor familiar

Consejos para gestionar la economía familiar

Independizarse, formar una familia, llevar tu propia casa, son retos que te apasionan y que estabas deseando experimentar. Muchas cosas las sabes pero otras, como la gestión de la economía familiar, implican retos a los que nunca te habías enfrentado y sientes que hay miles de cosas que se te escapan de las manos.

mujer realizando tareas de planificación económica

La educación financiera es la asignatura pendiente en España. Durante la etapa en la que estudiamos, pasamos de puntillas sobre los conceptos de economía y finanzas que serán determinantes para nuestra vida adulta

Esta falta de conocimientos nos impide ajustarnos mejor a nuestros presupuestos, ahorrar y tomar decisiones estratégicas sobre las finanzas del hogar. Si te ha pasado, no debes preocuparte, la educación financiera es un camino de aprendizaje y vamos a darte algunos consejos para que resulte mucho más ameno el viaje. 

Métodos para aprender a ahorrar

Seguro que has visto miles de de técnicas, ideas y herramientas para ahorrar. Todas pueden ser efectivas siempre que aprendas a usarlas y se adapten a conseguir lo que realmente necesitas. Vamos a empezar por un concepto muy sencillo que, por ser tan básico, a veces olvidamos: anotar todos los gastos.

Además de los pagos mensuales y fijos que tenemos, el dinero se va en compras y adquisiciones pequeñas que olvidamos apuntar. ¿Para qué sirve anotar los gastos? principalmente, para adquirir conciencia de a dónde se va nuestro dinero. De esta forma, irás organizando poco a poco tus finanzas y te familiarizarás con conceptos que a veces dejamos de lado por pereza. 

Uno de los métodos más comunes, que ha ganado mucha relevancia en los últimos años, es el método kakebo, un sistema japonés que te ayudará a llevar las cuentas de tu casa. El secreto de su éxito radica en su sencillez. A través de un sistema de organización, permite reflexionar sobre los gastos que son necesarios y los que no lo son tanto.Su nombre se traduce como “libro de cuentas del hogar” y se inventó como una forma sencilla y eficiente de llevar la economía del hogar. 

Fija metas realistas

Seguro que tienes miles de planes para disfrutar en familia. Hacer ese viaje con el que lleváis toda la vida soñando, comprar un coche nuevo más grande en el que los niños viajen cómodos y seguros o incluso mudaros a una casa más espaciosa.

Las metas son importantes y nos ayudan a mantener la motivación y lidiar con el día a día. El problema es que no siempre los retos que nos marcamos resultan realistas y esto puede provocarnos frustración y hacernos sentir que nunca conseguimos lo que nos proponemos ¿cómo podemos evitar que esto suceda?

  • Organizando prioridades. Haz una lista con todo aquello que te gustaría conseguir y usa un sistema de puntuación para elegir lo más importante o imprescindible, aquello que es secundario pero necesario y, por último, lo que te gustaría hacer una vez que las necesidades primarias estén cubiertas.
  • Revisa algunos conceptos básicos de economía y finanzas. Quizás es un buen momento para empezar un curso de economía familiar que te dé las claves para desarrollar tu propio sistema. O si sientes que ya tienes demasiadas responsabilidades y cosas en las que pensar, puedes apoyarte en un asesor familiar que se encargará de tramitar todas las gestiones que necesites. Además, te ayudará con consejos, herramientas y técnicas para que la economía de tu familia sea más rentable.  
  • Fomenta el consumo responsable. Los buenos hábitos se inculcan desde la infancia. Si implicas a tus hijos en la economía familiar y les enseñas a consumir de manera responsable, harás que pase de ser una obligación a convertirse en una experiencia en familia. Puede ser divertido y contribuir a reforzar vuestros lazos. 
  • Compara y elige la mejor opción. El precio más barato no es la única cuestión que te debe importar. Piensa en aquello que realmente necesitáis y en lo que consumís. Aprovechar las ofertas es una opción interesante siempre que realmente nos den lo que necesitamos. Intenta adecuar vuestras necesidades reales a la cesta de la compra.
  • No olvides revisar. Si comienzas a usar un método de ahorro como el que hemos comentado, te será mucho más sencillo controlar que todo está en orden. Pero si aún no lo haces, revisa cada cierto tiempo tus cuentas. Fíjate en los gastos fijos y piensa si hay alguno que se pueda reducir o eliminar. Llevar un control de tus finanzas personales, te permitirá mejorar la situación económica de tu familia. 

Organizar bien la economía familiar influirá positivamente en el funcionamiento de la vida familiar. Existen comparadores en internet que te ayudarán a elegir la opción más barata de internet y teléfono, ahorrar en la factura de la luz o llenar el carro de la compra por menos dinero.

Lo importante es empezar, analizar la situación económica actual y empezar a implementar pequeños cambios que, poco a poco, te permitan ver resultados. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *